Etiquetas

lunes, 25 de febrero de 2013

No estoy, no estas


                         No estoy, no estas
No estoy, no estas
No estás en mis besos, en mis brazos  
Ni tampoco en mis caderas,
Que ajetreadas se agitan en un compás
donde no estás tú.
  No estoy, no estas
Y tú para revivir mi recuerdo me pides que revolotee a tu alrededor,  
como una alegre mariposa
Pero todo gira y tú no estás y yo no estoy
Buenos días amor, me dices, y me preguntas:
¿Qué es el amor?
El amor es compromiso
Y bueno, está claro que, tú no estás y yo no estoy
Los dos tenemos compromisos
 Días enteros llenos de ellos
Siempre tienes un sabor a despedida
Así que para que lo intento
Igualmente, yo tengo ese sabor, pero me pregunto
                  Si tu no estas  
                                           y  yo no estoy
¿Por qué no ceso en esta locura de revoloteo?
Autora: Jade. Bueno
                           

Autora: Jade. Bueno  

MICROS SOBRE LABERINTOS


Horta
Lamento, profundamente, el haberme perdido entre estos mantos verdes tan frondosos, pues sé que irremediablemente  he de encontrar la  salida.
Autora: Jade. Bueno

Un día desde el punto de una (                                       )   
Aquel día, fue mi día.   Aunque me perdí, vi un mundo nuevo, mágico y distinto. Ese mundo tenia de todo, no extrañaba para nada mi hogar.  Hasta que vi, a lo  lejos, un punto negro.  En cuanto lo seguí a su ritmo, sin darme cuenta, llegue de nuevo a mi hogar.
Autora: Jade. Bueno

  Laberinto3D  al leerlo se recomienda voz ultrasónica
Punto de salida.  Avancé.  Game over, over, over.
Autora: Jade. Bueno

Positividad mi profe me recomendó la palabra negatividad ósea seria así: Me perdí en un laberinto negativo, pero di pasos positivos. 
Me perdí en un laberinto pasivo, pero di pasos positivos.
Autora: Jade. Bueno

Iluso                                       Aquí poner sonrisa extra larga al final
Un señor entra en una tienda de animales con un conejo en los brazos y se distrae mirando las jaulas de los animales con atención. La dependienta muy amable le pregunta:
- ¿Le puedo ayudar en algo? ¿Viene hacerle alguna consulta al veterinario?-
 Acto seguido acaricia al conejo blanco. El hombre la mira y le dice:
-Que va, no, no. Mire yo venía a devolverles el conejo.-
 Ella mira, de nuevo, al animal que está a simple vista en buenas condiciones y le dice:
 -Vera. Oiga, aquí  no hacemos devoluciones.-
-Puede que no, pero ustedes me han vendido el conejo equivocado.-
- Y eso ¿por qué?- 
-Mire, yo le pedí que me indicara el camino de Alicia en el país de las maravillas o que me indicara como salir del laberinto y lo único que hace es comer y defecar en ese orden. Oiga. ¡Ustedes me lo han de cambiar eh! –
Autora: Jade. Bueno